2013-10-26

Conspiraciones del cuarto milenio

El pasado día 4 de octubre, uno de los autores de 11-S: Análisis crítico recibió un email de parte del redactor del programa Cuarto Milenio, que más tarde nos autorizó a publicar con tal de quitar sus datos personales y los nombres de los invitados que participaron.

Hemos creído interesante publicar su petición y nuestra respuesta, porque creemos que deja clara nuestra posición respecto a este tipo de difusiones.

Estimado Pedro,

Mi nombre es Carlos Largo y soy redactor del programa Cuarto Milenio de Cuatro TV.

Me pongo en contacto con usted con motivo de un próximo programa que estamos realizando sobre los atentados del 11 de Septiembre. Nuestra intención es grabar una serie de entrevistas con profesionales y expertos de distintos ámbitos que puedan aportarnos su punto de vista y opinión sobre si se ha contado toda la verdad o no de este trágico suceso histórico.

Hemos leído su blog respecto a este asunto y sería un auténtico placer para nosotros poder grabarle una pequeña entrevista. Ya le digo que nos gustaría dar cabida a todo tipo de opiniones, desde las más escépticas, hasta las más conspiranoicas, para enriquecer el debate. Por el momento, le confirmo que participarán con nosotros **** ******** (periodista y escritor), ******** ***** (periodista), ***** ***** (escritor), ******** *** ******* (militar retirado), ***** ****** (periodista), ********* ***** (piloto) y ****** ***** **** (Ingeniero de Navegación Aérea).

Muchas gracias por su atención y saludos cordiales,

CARLOS LARGO

Redacción

CUARTO MILENIO - MILENIO 3

Cuatro TV / Cadena Ser

carlos.*****@*******.*** / c*********@*****.***

***.***.*** - **.***.**.**

______________________________________________

CUARTO MILENIO- CUARZO TV

Calle ************************

***************

Esta fue la respuesta, enviada ese mismo día:

Hola, Carlos, gracias por escribir.

En primer lugar, te comunico que tengo intención de hacer pública mi respuesta en su totalidad, y me gustaría saber si, junto con ella, me autorizas a publicar tu petición original, a la que respondo con este mensaje. Comprendería que, dado el trato que das a los que creen en estas hipótesis, te negaras a autorizarme.

Entiendo tu interés en la participación de gente escéptica sobre estas ideas, «para enriquecer el debate», como tú dices, pero me temo que voy a declinar la invitación. El motivo es que tú, como redactor de un programa de misterio, y yo, como persona crítica, tenemos intereses contrapuestos, pero la decisión sobre qué se publica y qué no, te corresponde a ti. Tu interés, dado tu papel de «periodista del misterio», por así decir, es crear cuanta más duda, mejor, tratando de ofrecer al mismo tiempo un poco del punto de vista crítico para dar una falsa impresión de imparcialidad, aunque siempre con el dedo en el platillo. Este enfoque no me es ajeno, y aun si me equivoco, históricamente el riesgo de que esto ocurra es demasiado alto como para lanzarme a ello ignorando esta posibilidad.

Ya tu punto de partida, que expresas en tu mensaje, es sesgado: buscas la opinión sobre «si se ha contado toda la verdad o no» sobre el 11-S. Es seguro que ha habido negligencias en el tratamiento de la crisis, que los negligentes habrán intentado ocultar para salvar sus puestos, por lo que esa parte de la verdad, la de ocultar negligencias, no se ha contado. Hay muchos indicios aislados que revelan negligencias. Desgraciadamente, las tesis conspirativas desvían la atención popular hasta un punto que dificulta, si no impide, que se investigue en esa línea. He visto a algunos que llegan incluso a insinuar que las hipótesis conspirativas más absurdas están propagadas por el gobierno estadounidense, con el fin de que cierta gente se centre en ellas, quitando credibilidad a las que ellos creen que son las auténticas. En realidad, el efecto conseguido por las hipótesis conspirativas en general es no centrarse en los errores reales, impidiendo con ello tanto determinar responsabilidades como poner medios para evitar dichos errores en el futuro.

Pero sabes, tan bien como yo, que la opinión buscada no es la encaminada a determinar si se han ocultado negligencias. La «verdad» sobre la que preguntas es bien distinta, y trata sobre si aquel gobierno practicó un autoatentado o no. Y, como redactor de misterios, quitarás importancia y dedicarás muy poco tiempo a las pruebas que demuestran, con certeza prácticamente absoluta, que los terroristas planearon el ataque, que se les siguió la pista en varios países por varias agencias secretas, no sólo estadounidense; que algunos recibieron entrenamiento para pilotar, que subieron a los aviones y están en las listas de pasajeros suministradas por las compañías aéreas (pese a que las publicadas por la prensa quitaron a los terroristas por respeto a las víctimas), que hay un informe dedicado a la financiación de los terroristas; que los aviones impactaron y sus restos están donde tenían que estar (dentro del Pentágono, porque dada la violencia del impacto, atravesó la fachada creando un agujero de 30m, que no de 5; o entre los restos del WTC o incluso muchos salieron por el otro lado; o enterrados bajo tierra, como varios otros accidentes aéreos que resultaron en el avión enterrado, como por ejemplo el vuelo 2553 de Austral). Que incluso los supervivientes que estaban *dentro* del WTC1 cuando éste se derrumbó, no reportan explosión alguna durante el derrumbe. Que el colapso del WTC7 fue completamente silencioso, pese a la aparente similitud con una (ruidosa) demolición, y así sucesivamente. Tu trabajo es poner todos los focos sobre lo que puede parecer a la gente más extraño y sospechoso, con música enervante de fondo, porque es de lo que tu programa se alimenta. Mi intención, en cambio, como persona fascinada tanto por el tema como por la forma en que se tergiversa para dar una versión sesgada, así como en calidad de ciudadano preocupado, es dar a conocer la realidad de los hechos, para que las protestas y las investigaciones vayan dirigidas a lo realmente importante, en vez de a dar pábulo a hipótesis que son claramente absurdas una vez consideradas todas las pruebas, y que se culpe al anterior gobierno de aquel país por lo que de verdad han hecho, que es mucho, en vez de por lo que no han hecho, lo que podría marcar un peligroso precedente. Y no me cabe ninguna duda de que tu programa es una tribuna absolutamente inadecuada para informar a la gente como creo que se merece.

De hecho, he de decir que me entristece bastante que tratéis este tema, porque sé que un resultado probable va a ser un resurgimiento de la opinión popular a favor de estas hipótesis, que empezaban afortunadamente a adormecerse.

Pero capearemos el temporal. Gracias de nuevo, un saludo.

Pedro Gimeno

El programa se emite mañana (a fecha de escritura de esta entrada), y a juzgar por las reacciones de gente próxima a los participantes, se espera muy en la línea de lo que Pedro anticipa en la respuesta.

Nada nuevo bajo el sol, pues.

4 comentarios:

Saturnino José dijo...

En vista de las lecturas en los blogs escépticos y en los videos de "debunking" en Youtube, las televisiones podrían plantearse hacer programas así. No tendrían tanta audiencia como los programas de misterio, pero aún sería una cifra respetable.

Julio Plaza dijo...

¿Ub programa tipo CM en versión escéptica? Creo que los temas se acabarían pronto :) Los programas tipo CM tienden a reciclar misterios cuando no tienen nada que contar. O a buscar cualquier cosa que tenga apariencia de misterio, por poco conocida que sea.

Anónimo dijo...

El programa de hoy ha sido magnífico.. Cuando decís que cuarto milenio es pura farsa y mentira podríais aportar vuestra verdad.es muy fácil descalificar ,pero no tanto dar razones y explicaciones.

Julio Plaza dijo...

Ignoro como habrá sido el programa de ayer sobre el 23 F. Puedo hablar de lo que he visto(incluido el programa sobre el 11S al que se refiere esta entrada), y se basa en dar trato de igualdad a auténticas tonterías, frente a datos contrastados y verificables, mientras Iker se hace el inocente mostrando una falsa equidistancia entre ambas visiones, que no hace sino apoyar por omisión una visión de presunto misterio y que en ningún momento pretende resolver.

¿O acaso ayer desveló por fin quien era el elefante blanco? ¿Cuantos "enigmas" presentó ayer sobre el 23F, cuantos resolvió, y cuantos dejó en el aire?

En cuanto a nuestros datos y explicaciones, están tanto en este blog como en a web principal.